Slide item 2

Siempre estarán en nuestro corazón

Comparte tu historia
Slide item 3

Ellos fueron parte importante de nuestra vida

Comparte tu historia
04 September 2017

Para mi querido Stimpy

136 times

 Han pasado 7 años ya desde que Stimpy dejo de existir en este planeta. el vivió 14 años aquí. Aun recuerdo cuando llegó a casa. Una amiga de mi hermana llegó y nos dijo que no crecería, poco tiempo después nos dimos cuenta que no sería así, se convirtió en un perro grande! era una cruza de cocker con Golden con una mirada hermosa. 

Hizo toda clase de travesuras cuando era cachorro, todas mis calcetas tenían hoyos , mis sandalias y varios zapatos tenían marcas de mordidas, recuerdo muy bien que mordió un lapicero en forma de jirafa que me gustaba mucho y no pude regañarlo porque el no sabía lo mucho que me gustaba. 

Era un gran protector de la casa, los del agua al llegar a casa, nos preguntaban antes de entrar ¿ya guardaron a su perrito? aun en casa de mis papas hay marcas en las puertas del baño y escalera porque se ponía como loco. De alguna manera aprendió a abrir las puertas de la casa, se paraba en sus dos patas, bajaba la perilla y lentamente caminaba hacia atrás para abrir la puerta. 

Cuando mi familia y yo  estabamos en el comedor, justo en el momento que mi mamá terminaba el último bocado y dejaba el tenedor en el plato, ¡él recargaba su trompa en sus piernas! pidiendo su comida. No recuerdo porque dejamos de darle croquetas, mi mamá le compraba pollo y se lo cocinaba diariamente, pero... si éste no estaba bien cocido, Stimpy no se lo comía, así que mi mamá volvía a hervir el pollo para que él se lo comiera. Al pasar el tiempo, le salió algo debajo de su boca, al llevarlo al veterinario, nos dijo que era porque le dabamos solamente pollo y nos indicó que debiamos darle croquetas. ¡Pensamos que era imposible hacerlo! si no comía el pollo sino estaba bien cocida ¿cómo iba a comer croquetas?  El veterinario nos dijo ¨ Al tercer día lo harᨠy así fue, aunque hicimos algo de trampa, ya que le revolvimos arroz entre sus croquetas para que no pudiera esculcar entre las croquetas y comerlo todo. 

Poco a poco comenzó a ganar mucho peso, y esto le afecto a la columna (se le pandeo) así que tuve que ponerlo a dieta porque ya le costaba trabajo pararse y subir las escaleras. Después le salieron muchas bolitas en varias partes de su cuerpo, una de ellas le salió en el párpado. A la par de ésto, Stimpy comenzó a perder la vista. Me di cuenta de esto cuando un día durante nuestros paseos él se pegó contra un árbol y hasta se quedó sentado, porque fue un golpe fuerte, al inicio no sabía que le pasaba, pero poco a poco comenzó a toparse con más cosas, por lo que tuve que tener más cuidado, ayudarlo y guiarlo para que no se pegará con los arboles o postes, pero esto no siempre fue posible, y debido a esto, la bolita que tenía en el ojo comenzó a sangrar.  Decidí llevarlo al veterinario, quien me recomendó esterilizarlo, él tenía 12 años para ese entonces. Y la razón para hacerlo es que aun cuando le quitaran todas las bolitas, le volverían a salir sino lo esterilizaba. 

El no la pasó bien. Tardó más de 5 días en recuperarse después de esa operación, no por la operación en sí, sino por la posición en la que estuvo en la mesa de operación y la condición de su espalda. Lo cuidé día y noche, hasta que poco a poco se recuperó. 

fupa stimpyDurante su ultimo año de vida, cuando el tenía 13 años de vida, desarrolló demencia senil, él ya no identificaba donde estaba del todo, le costaba mucho trabajo levantarse, pero aun comía con gusto y le gustaba salir a pasear, lo cual hacía lentamente. Yo perdí el miedo a la obscuridad por él. De alguna manera entre todos los ruidos yo logré tener una sensibilidad auditiva al escucharlo llorar o ladrar, así que me levantaba a las 3 am o 5 am. para ayudarlo a levantarse para hacer pipí, porque ya no podía hacerlo solo. Bajaba a la cochera, lo levantaba con una toalla, y lo guiaba por la cochera para que hiciera sus necesidades, después lo volvía a acostar en su camita. Poco a poco comenzó a moverse menos y dormir más. Puse unos pañales de adulto en su cama porque ya no podía levantarse por si mismo. Todos los días lo limpiaba porque aunque estaba con el pañal, éste no siembre absorbía todo. Lo cuide con mucha paciencia y amor durante más de un año, visitabamos al veterinario regularmente porque se decaía mucho, pero yo no estaba lista para dejarlo ir. 

Le canté mantras, hablé con él, pidiendole que se fuera, que ya no tenía que seguir sufriendo aquí, tenía tanto pesar de tener que decidir dormirlo. La época de invierno se acercaba y sabía esto le afectaría a sus articulaciones y espalda, había poco que pudiera hacer por él.  Finalmente el día llegó, lo bañé, lo saqué a pasear aunque ya eran muy pocos los pasos que lograba hacer por el solo, traté de darle de comer, pero él ya no estaba interesado en la comida, lo puse en el sol y allí se veía tan tranquilo. 

Me acosté junto a él en el piso, lo acaricié, lo abracé, le pedí perdón por hacer lo que tenía que hacer, le di gracias por todos los años que me acompañó, por todos los recuerdos, risas, paseos, por todo lo que me enseñó. Cerré mis ojos, lagrimas salían y salían, mientras el veterinario lo inyectó y así Stimpy dejó este plano. 

No hay nada que me de tanta ilusión que volver a ver a Stimpy, feliz y sano, en el puente del arcoiris.

Last modified on Monday, 04 September 2017 04:40
FUPA

Fundación de Protección Animal A.C. 

More in this category: Es sólo un gato »

Nosotros

En Fundación de Protección Animal A.C. trabajamos por el Bienestar animal, a través acciones preventivas, de allí nuestro slogan ¨Para la prevención de la Crueldad hacia los animales¨.

¿Quienes somos?